Google+ Followers

martes, 26 de enero de 2016

Método de adelgazamiento costuril y de cómo ser felíz como una perdíz.

He llegado a esta conclusión después de comprobarlo en mí misma, no es ningún estudio médico ni ninguna afirmación científica. Aclarado este punto paso a explicar el "método".
Cuando empiezas a coser empiezas, muy poco a poco, a desarrollar una parte del cerebro que te ayuda a estructurar las piezas, más coses más ahondas en esas estructuras, más piensas más glucosa quemas....(para esta explicación hay estudios científicos como este) en este caso pueden pasar dos cosas, una: que de tanto pensar y coser se te olvida comer, sobre todo se te olvida picar entre horas, por tanto adelgazas (esta opción es la más rápida) y dos: cuando empiezas a dejarte llevar por la costura, es decir ya no tienes miedo a probar cosas, aprendes de los errores y como por arte de magia comienzas a flotar en la nube de la creación, en ese momento alcanzas la felicidad, entonces como estas feliz sólo piensas en tu bienestar, así que empiezas a comer más sano y como te sientes con más energía empiezas a hacer ejercicio (el orden en este punto es un poco confuso, quizás empiezas primero a hacer ejercicio y luego a comer sano, lo que si es seguro es que coser va antes, luego viene empezar yoga porque te duele la espalda y luego todo lo demás).
Por lo tanto coser te hará felíz, esa felicidad te llevará al bienestar que equilibrará tu cuerpo y tu mente, de esta manera tu mente querrá cosas buenas para tí y empezarás a hacerlas, cuando lleves un tiempo haciéndolas empezarás a adelgazar, entonces tendrás que hacerte ropa nueva, esta ropa te sentará bien porque estará hecha a tu medida y tu gusto, entonces te verás tan bien que querrás hacer más ejercicio y tendrás que hacerte mallas de algodón ecológico para ir a yoga, cambiarás tus productos de belleza por unos más naturales, hasta empezarás a usar la ladycup, entonces estarás en equilibrio con el universo y lo único que oirás es tu respiración y tu máquina, tú y tu máquina de coser.
Así pues no sé a qué estás esperando para empezar a coser.



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario